Bienvenido visitante puedes acceder o crear una cuenta
Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 748

BALANCE VERANIEGO

Voy a empezar reconociendo que el verano no es mi estación favorita principalmente porque me cuesta estar a tope, reconozco que tengo que abusar de la cafeina.

La cosa cambia mucho cuando llegan los niños a las casas, porque si no tienes fuerzas, las buscas y si no las encuentras las sigues buscando hasta que des con ellas. Los niños exprimen al máximo tus energias hasta dejarte sin pilas cuando a ellos todavía les queda un poquito. De verdad que me digan como lo hacen porque mis hijos duermen poco más que yo, juegan y corren a todas horas del día, no comen demasiado y encima nos vamos a la cama juntos y me tumban a mí, así que por favor, que alguien me diga que también le pasa porque me dejan sensación de vaga.

Una vez dicho todo esto, tengo que reconocer que las emociones, sensaciones y momentos vividos en verano no se viven en las demás estaciones.

He vuelto a pasar horas y horas metida en las piscinas cuando en los últimos años apenas me mojaba en todo el verano (y mira que me ha gustado el agua), me he vuelto a tirar en los toboganes de los parques acuáticos (de momento en los lentos pero todo se andará), las atracciones de feria comienzan a tener más riesgo y tenemos que subir con ellos (esto le toca a mi marido), pasan más minutos felices que el resto del año, cada cosa que les dices de hacer les hace ilusión. Los minutos, horas y días que pasas con ellos no tienen precio. Vives situaciones cotidianas un día y otro y otro cuando a lo largo del año hay muchas que no las ves, otras que las ves algunos días y otras que te tocan siempre y que en vacaciones se las dejas a tu marido para desconectar de ellas un poco.

alberto

guillermo

alberto 1

Pero no podía ser todo tan ideal, porque el caos en casa esos dos meses veraniegos es total , no hay horarios, lo mismo se levantan a las 7 por el calor que a las 10 los tengo que despertar, no comen bien porque picotean en casa de los abuelos, las siestas son mortales porque mientras que uno duerme te tienes que enfadar con el otro para que se duerma y cuando ves que es misión imposible te enfadas para que no haga ruido y si los dos no duermen a la vez, olvídate tu de descansar. Pones millones y millones de lavadoras solo con toallas de baño y aún así no llegas a tiempo, no hay manera de tener la casa recogida ni 15 minutos.

En otra época de mi vida, cuando no teníamos hijos, la parte menos buena del verano me hubiese afectado en mi día a día, me hubiese afectado en mi humor pero ahora solo me afecta porque me produce estar más cansada pero no le doy más importancia. Tu escala de valores da un giro total con la llegada de los niños.

Una vez escrito todo esto mis últimas palabras van destinadas a hacer un llamamiento para que vuelva pronto el verano, yo quiero vivir otra vez los momentos vividos este año y más.

 alberto patinandoalberto y mami 2

guillermo 1

alberto y mami

 

Inicia sesión para enviar comentarios

Acceder o crear una cuenta