Vistos recientemente

Products not found

ATRAPADA EN EL TIEMPO.

Podría decir que muchas sensaciones, emociones, sentimientos, casi todas malas, me va a dejar esta pandemia. Angustia, incertidumbre, soledad, miedo, mucho miedo,… Alguna que otra buena como saber valorar muuuucho más los momentos en familia, disfrutar del transcurrir lento de los minutos.. Pero además de todas estas, últimamente me he dado cuenta, que tengo la sensación de estar viviendo todos los días el mismo día

Como ya he comentado en alguna ocasión, en esta pandemia me he refugiado, además de en los momentos en familia, en la música, lectura, cine y series. Y precisamente el otro día volví a ver una película que recordaba que me había dejado muy buenas sensaciones cuando la vi hace años, es ATRAPADO EN EL TIEMPO. Una película de Bill Murray y Andie MacDowell que para amantes del cine romántico aconsejo muy mucho. Pero el tema no es que sea buena o mala la película, sino el argumento, el vivir una y otra vez el mismo día, que es lo que le sucede a Bill Murray, y esa es la sensación que tengo yo. Cuando el protagonista de la peli se da cuenta que amanece una y otra vez en el mismo día intenta aprovecharse de la situación y va modificando cosas del día para conseguir sus metas. Y yo me siento un poco como Bill.

ATRAPADO EN EL TIEMPO.
Película super recomendable para los amantes de la comedia romántica.
La lectura ha sido otro de los escapes para este año tan duro. Retomarla ha sido una de las mejores cosas de esta pandemia.

En casa no somos de los que estamos obsesionados con no salir pero salimos poco y no nos juntamos casi con nadie, no quedamos con amigos y prácticamente nada con familia, solo para reuniones sin comida por medio, donde no necesitamos quitarnos las mascarillas. Nos movemos únicamente en familia, lo poco que nos movemos que no es mucho.

Es cierto que nuestra situación familiar hace bastante llevadero este ritmo de vida. Yo entiendo que cuando tienes adolescentes en casa la cosa se complica, tienen más necesidad de salir, de compartir momentos con sus amigos porque la adolescencia es corta y hay que disfrutarla.

Pues me mensajeaba el otro día con una amiga, de esas con las que quedabas una vez cada 5 o 6 semanas, comías, tomabas café y alargabas la velada hasta la copa de tarde mientras que los niños jugaban. Esas reuniones de amiguetes con niños en las que los peques disfrutan mil y los mayores se ponen al día, recuerdan viejas batallas y se echan unas risas. Pues una de esas amigas me preguntaba como estábamos, como lo llevábamos, si echábamos de menos salir y quedar, porque llevamos sin quedar con ellos como 7 meses y le comentaba eso, que no echo de menos la vida de antes porque no tengo la sensación de que estén pasando los días, es como si cada mañana empezase el mismo día, con las mismas obligaciones, los mismos quehaceres, sin margen a las sorpresas ni a la improvisación. Dedicación total a los niños, con los que pasamos mucho más tiempo que antes, ellos tampoco tienen casi extraescolares (solo una hora a la semana), trabajo OMHO (poco, porque el textil uno de los tantos sectores dañados), crear para nuestro nuevo proyecto DIVERLOFT (que me va a sacar todavía más loca) y casita.

DIVERLOFT
Un proyecto que empezó hace dos años y que todavía no hemos podido desarrollar pero en el que no paramos de pensar.

No quiero decir con esto que no quiera que vuelva la vida de antes, ni muchísimos menos, estoy deseando quedar con ellos, con mis padres, poder quedar para comer, poder viajar lejos, poder dar besos, abrazos, poder ver como el mundo sale a flote, poder dejar de tomar paracetamol porque hay días que la cabeza me estalla, ……. lo necesito y mucho, pero pensar en esa necesidad solo me creaba ansiedad, por eso consciente o inconscientemente he creado una burbuja a mi alrededor donde he parado mi calendario, donde solo funciona el reloj (pero mucho más lento que antes de la pandemia), porque los minutos pasan muchos más despacio debido al ritmo mucho más tranquilo de vida que llevamos ahora.

13 MARZO 2020
Cuando realmente fuimos conscientes de la importancia de este virus.

Lo peor de todo es que creo que mi cabeza piensa que cuando pueda salir de esta burbuja, para lo que no quiero poner fecha para no llevarme desilusiones, me voy a encontrar en un 13 de marzo de un 2020 (que fue cuando empezó todo) y voy a volver a empezar a vivir en ese día y entonces será cuando seré consciente de todo el tiempo perdido, de todos los momentos que no recuperaremos, me daré cuenta que mis hijos ya no son tan niños, veré la verdadera realidad y no la que estoy viviendo ahora. Y eso señoras y señores me va a doler y me va a doler mucho.

No he tenido depresiones postparto, ni he tenido la crisis de los cuarenta pero creo que debo prepararme para poder gestionar emocionalmente la vuelta a la nueva normalidad.

6 comentarios

  1. Te entiendo perfectamente, yo también estoy atrapada en el tiempo y por una parte quiero que acabe, pero por otra pienso que ahora mismo lo tengo todo bajo control y me da cierta seguridad, cosa que cuando acabe todo esto costará cambiar…pero somos una generación fuerte y saldremos adelante con mucho esfuerzo y ganas

    1. Me alegro que te hayas sentido así con el mundo Omho.☺️ Seguro que luego no nos cuesta salir de esto tanto pero hay díes que es difícil ser optimistas y quizá ayer era uno de esos. Pero lo que no solucione el sol entrando por la ventana…..☺️

  2. Jope. Que expectativa más pesimista. Espero que no sea así y mantengamos todos el mismo ritmo. O al menos sepamos que es posible mantenerlo sin que pase nada malo

    1. Siempre es mejor ser pesimistas pq luego es más fácil salir da cualquier problema, por lo menos para mi, siempre es mejor que lo que pensaste y seguro que,una vez más, luego será mucho mejor de lo que pienso. 😉

  3. Has puesto voz a lo que sentimos muchas, y como ‘parece’ que todo anda mas o menos bien (al menos en mi caso) no nos podemos casi ni quejar.Pero mi dia a dia es tal cual describes,trabajo,casa,niños(a los que por cierto adoro y quiero hasta lo indecible pero aborrezco sobenranamente a ratos, xq estos son demasiados y muy intensos,para lo bueno y lo malo) y vuelta a empezar.Yo despues de un año ya estoy notando el peso de esta pandemia emocionalmente hablando,ni me planteo como sera cuando volvamos a la rutina,pero confio que sea una vuelta gradual que nos de tiempo a diregir, xq aunque la deseemos mucho, asusta tambien y mucho.Un abrazo y gracias por el post🤗

    1. Se está haciendo largo, sobre todo porque la meta no está todavía puesta. Pero bueno, son tantas las ganas que tenemos de recuperar la normalidad que el optimismo al final podrá con el pesimismo. ☺️

Deja una respuesta