Vistos recientemente

Products not found

BUSCANDO MEJORAS EN OMHO.

Sobra decir que llevamos un año duro en todos los sentidos, en lo económico y en lo emocional. Ambos factores nos llevan a rendir de otra manera. No vamos con la misma alegría a trabajar, las ideas no fluyen, no quieres pensar mucho más allá del presente porque lo que se te viene a la cabeza del futuro no es bueno. Dicho esto necesitábamos un empujón, un aliciente para coger un poquito de carrerilla porque aunque somos dos las cabezas pensantes, a veces te estancas y en ese punto estábamos, sobre todo influenciadas por el ambiente de negatividad, incertidumbre y tristeza general. Bueno pues una circunstancia, de la que quizá hable en otra entrada, nos hizo ponernos las pilas.

Todo empezaba por ORGANIZACIÓN. Teníamos que organizarnos mejor y el hecho de tener que administrar de otra manera el tiempo que pasábamos en el trabajo no nos dejó otra salida que organizarnos mejor. Luego queríamos mejorar nuestra web que era lenta y ya nos daba muchos fallos. No queríamos nada del otro mundo, algo fácil para vosotros y creo que gracias a los chicos de BRICH lo hemos conseguido. Y lo tercero que queríamos era pulir un poco la imagen, tanto de redes sociales como de las sesiones de fotos.

Para este tercer punto, la fotografía, teníamos dudas, porque queríamos alguien local lo que nos facilitaría poder mover más producto. Y a nivel local no era fácil encontrar a alguien que tuviese en su portafolios lo que buscábamos. Pero claro, es que lo que buscábamos quizá no sea del todo comercial para los fotógrafos. Así que nos dejamos llevar por nuestra intuición y nos dirigimos a RECUERDOS DE PAPEL donde hablamos con Maika en primer lugar y más tarde con Inma y les explicamos lo que queríamos, lo teníamos claro y ellas lo vieron enseguida. Era una oportunidad para ambas partes de hacer algo diferente, de hacer con los niños una sesión de moda como las que hacen en VOGUE, en ELLE,…… y vaya si lo conseguimos. El resultado es digno de ser publicado en cualquiera de las revistas citadas anteriormente.

Para que una sesión salga perfecta hacen falta tres ingrediente o factores. El primero que los y las modelos te respondan, conseguir que se suelten y se lo pasen bien en el caso de los más mayorcitos y en el caso de los pequeños que no lloren ni extrañen porque, aunque están sus madres, siempre tienen gente alrededor que no conocen. Por el tema del COVID y las restricciones, repartimos la sesión por edades, con pocos niños de cada edad.

El segundo factor, la fotógrafa, en este caso Inma Chacón , que no solo vale que sea buena, que eso ya si vas a una profesional lo das por hecho, también es necesario que sepa buscar lo que tú quieres, esté abierta a escucharte y por supuesto quiera complacerte. Sin lugar a dudas Inma nos dio en el clavo.

Y en tercer lugar, y tan importante como los dos anteriores, la ropa, los LOOK, saber sacar el máximo de cada niño, de cada prenda. No queda igual una camiseta metida por dentro que si la dejas por fuera, no siempre hay que buscar la perfección para salir en una foto, el peinado perfecto no siempre es el adecuado, y aunque sea echarle flores a OMHO, nuestras prendas son muy agradecidas, muy favorecedoras para las sesiones de fotos que si encima les das el rollo adecuado y un estilismo diferente consigues resultados como los que os vamos a enseñar ahora. Y además serán prendas que no solo utilizarán para la sesión, les podrán sacar mucho rendimiento en su día a día.

Bueno por todo lo que he dicho, no cabe duda que no es que estemos contentas con el resultado, estamos súper contentas. Otra cosa que nos llena mucho, es que todas las mamis que nos dejaron a sus peques para la sesión acabaran tan contentas como nosotras con el resultado, que vieran a sus hijos tan guapos y que se sintiesen especiales. Como madre que soy, se lo orgullosa que te sientes de tus hijos siempre, pero cuando ves a tus hijos en plan modelos de revista ese orgullo se multiplica infinito. Gracias mil a Leticia, Patricia, Cristina, Raquel y su marido, Gema y especialmente a Estefanía porque quizá fue la que se llevó un sabor más agridulce de la sesión, porque a su príncipe le pudieron los nervios y se nos desfondó. El recuerdo que tendrá de esta sesión será un rubio con lágrimas en los ojos, y que ojos tiene Mateo. Tuvo sus mejores momentos al principio y luego sus ojos se llenaron de lágrimas. Aunque yo se que a su madre esas poquitas fotos que se le hicieron llorando no le gustan mucho, a mi me parecen perfectas, porque como ya os decía la mejor foto no es la más posada, ni la más perfecta, y esas fotos reflejan un momento, una realidad.

ALEJANDRA, toda una experta.
Miradas que enamoran.
CAYETANA, su primera vez, y el resultado de diez.
MANUEL. Disfrutón delante y detrás de las cámaras.
MATEO. Ojos que enamoran.
VEGA, pura sonrisa.
LETICIA y VEGA, con ellas trabajar siempre es fácil.

Ahora nuestras cabezas se vuelven a poner en marcha y ya están pensando en más cositas porque si difícil es sacar una colección nueva completa cada seis meses no es menos difícil buscar novedades para OMHO, conseguir logos que se identifiquen cien por cien con la marca, modelos que acompañen a nuestros básicos, fantasías que naveguen en la misma dirección que los demás modelos ya asentados en nuestra colección.

Deja una respuesta